Resumen

La aplicación de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) requiere una mirada holística que integre lo ambiental, social, tecnológico y económico. Lo anterior exige la gestión de indicadores que aseguren rentabilidad en las empresas, desde la sostenibilidad, mediante el aporte en la construcción de un mundo mejor, como respuesta a la situación actual de contaminación del planeta, destrucción de los recursos naturales, pobreza y exclusión social por la que pasa la humanidad.


Hoy más que nunca, se requiere que las empresas actúen y sean líderes en la construcción de desarrollo sostenible con impacto positivo en la sociedad, siendo partícipes del cuidado medio ambiental y la creación de una realidad no solo basada en el desarrollo económico, sino también en el desarrollo humano y equidad social, el cuidado del medio ambiente y los recursos naturales, garantizando para generaciones venideras un futuro mejor.