Resumen

El arte es un recurso del cual la educación debe hacer uso para la formación integral de los estudiantes, debido a las bondades que brinda, por lo que es necesario vincularlo en el trabajo de las aulas. Esta forma de educación tiene como característica generar individuos creativos con la capacidad de enfrentarse exitosamente a los problemas cotidianos mediante el planteamiento de varios posibles caminos que puedan conducir a su resolución. El educar desde el arte significa dotar a los niños y jóvenes de herramientas para que estos puedan desarrollar su creatividad, ya que son varias las habilidades que este tipo de educación permite potenciar, con las cuales el individuo podrá expandir su mente y tener una percepción amplia de la realidad.  Además, la práctica del arte permite que los niños y jóvenes se expresen libremente, lo que les será de gran ayuda para que en un futuro puedan escoger lo que verdaderamente desean ser, de una manera auténtica, permitiéndoles de esta manera realizarse como profesionales y como seres humanos.   Además, el arte tiene la capacidad de formar mejores seres humanos debido a que mediante su práctica las personas desarrollan su sensibilidad ante todo aquello que les rodea.