Resumen

El presente artículo tiene como finalidad proponer estrategias que propicien una mejor realización del calentamiento vocal de los niños, inspirados en las diferentes herramientas que nos proporcionan los métodos como Dalcroze, Kodaly y Orff. La combinación de los distintos métodos enriquecerá las experiencias que los niños obtengan en el calentamiento vocal, todos los mencionados métodos aportan ricamente a la enseñanza de la música, teniendo como objeto la experiencia y el desarrollo musical de los niños.


Cada uno de los seres humanos percibe y vivencia la música de diferente manera, pero al fin sigue siendo aprendizaje musical vivencial y significativo; no se puede obviar la individualidad de los niños, porque esta individualidad fortalece su aprendizaje, siendo el niño el constructor de su conocimiento, por lo tanto, el calentamiento vocal debe realizase de manera práctica, versátil y finalmente efectiva. Con el fin de que la sesión de calentamiento sea significativa, se deben preparar ejercicios que traten retos vocales y ejercicios específicos, de esta manera el calentamiento vocal se tornará divertido y ameno; el objetivo del programa debe ser planteado de manera clara, y al momento de ejecutar dichos ejercicios, estos deberán estar vinculados al mismo, con el fin de que el aprendizaje se convierta en significativo y cumpla con la enseñanza prevista.