Resumen

La música tiene gran importancia en el desarrollo del niño en todos los ámbitos de su vida; su influencia es positiva en todos los aprendizajes; las actividades musicales favorecen el desarrollo motor, el pensamiento conceptual abstracto, las habilidades sociales, la creatividad y la capacidad lingüística en los niños. Diversas investigaciones realizadas demuestran que la música tiene gran influencia sobre el ritmo cardiaco, la frecuencia respiratoria y la tensión arterial. Se ha demostrado que no solo el oyente sino el que hace música, toca un instrumento o canta, produce diversas emociones y por lo tanto, más efectos fisiológicos que la simple audición de la música.